Discurso del Secretario para el Fortalecimiento de la Democracia, Francisco Guerrero, en Presentación de la MACCIH

El secretario para el Fortalecimiento de la Democracia de la Organización de Estados Americanos (OEA), Francisco Guerrero, dijo hoy en Casa de Gobierno que la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad (MACCIH) es un modelo hondureño para el combate a la corrupción y a la impunidad.

El funcionario llegó hoy a Casa Presidencial en compañía del equipo de trabajo que integra la MACCIH para reunirse con el presidente Juan Orlando Hernández, con quien compareció ante los medios de comunicación para dar a conocer los pormenores de la Misión y las funciones de acompañamiento que realizará en el trabajo de instituciones del Estado relacionadas con la justicia y la seguridad.
"Hoy es un buen día para Honduras, porque después de siete meses de un arduo trabajo, de la negociación de un acuerdo específico, para la instalación de una Misión de Acompañamiento contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras, estamos en Tegucigalpa y agradecemos que el señor Presidente nos reciba", dijo Guerrero.
"La corrupción y la impunidad es un cáncer que se ha instalado en muchos países de Latinoamérica, y el secretario de la Organización Estados Americanos (OEA, Luis Almagro) ha trabajado de manera denodada junto al Gobierno de Honduras para tratar de construir un modelo originario, un modelo nuevo, un modelo hondureño para combatir a la corrupción y a la impunidad, manifestó.
Guerrero explicó que el trabajo de la MACCIH se hace desde un espacio de independencia técnica, de neutralidad, de acompañar los esfuerzos que haga la institucionalidad a través de sus jueces, de sus ministerios públicos, pero también escuchando las voces de la sociedad civil, de los jóvenes, de los universitarios, del sector empresarial y de las iglesias.
Apoyo a capacidades, no intervención
"Estamos convencidos que a través de este modelo, y vale la pena recordar, es un modelo que no busca la intervención, es un modelo que busca el acompañamiento", dijo el funcionario de la OEA.

Discurso del Secretario para el Fortalecimiento de la Democracia, Francisco Guerrero, en Presentación de la MACCIH

  22 de febrero de 2016 ***** Cotejar con texto pronunciado******


La Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras –MACCIH- que presentamos hoy aquí, se inscribe en un enfoque hemisférico de la OEA que incorpora la transparencia, la rendición de cuentas y el castigo a los infractores como valores esenciales del sistema democrático.

Representantes gubernamentales, de la sociedad civil y el sector privado

Amigas y Amigos hondureños presentes aquí y todos los que nos siguen por internet.

• La corrupción y su correlato en la impunidad son males sistémicos porque erosionan la confianza de la ciudadanía en el sistema político. Con ello, la legitimidad de las instituciones públicas se debilita y, a la larga, es la democracia la que se ve afectada, perdiendo su representatividad y la credibilidad necesaria de sus instituciones.

• Tal como se establece en la Convención Interamericana Contra la Corrupción, este problema atenta contra la sociedad, el orden moral y la justicia, al tiempo que le resta preciosos recursos a las políticas de desarrollo y en última instancia a los beneficiarios de estas, que son los más pobres de la sociedad.

• En efecto, la corrupción sistémica que hoy enfrentamos, solo beneficia a los poderosos, aquellos que en el sector público o privado utilizan mecanismos fuera de la ley para volverse aún más poderosos.

• Nunca los ciudadanos más humildes se benefician con la corrupción.

• Es precisamente la Convención Interamericana contra la Corrupción –reconocida por todos los Estados miembros- la que nos ilumina para generar una cultura efectiva de transparencia, rendición de cuentas y probidad republicana en nuestra América.

• Estamos frente a un gran desafío ya que se trata de instalar un cambio cultural que no será fácil ni rápido. Son décadas de prácticas asistémicas que será necesario cambiar y para ello necesitamos el apoyo de todos los grupos de la sociedad.

• Gobierno, sociedad civil, sector privado y comunidad internacional deberemos actuar en conjunto para generar las reformas necesarias que hagan viable que la justicia pueda operar con arreglo a la ley y que todos se sientan representados por ella. Estamos lejos de ello, pero el horizonte si está claro.

• Porque no pensar, en que en un futuro no distante, podremos tener funcionarios públicos y privados que pongan por delante el interés colectivo de la sociedad al suyo propio, políticos que sean verdaderos servidores públicos, y no que se sirvan del erario público, y empresarios que actúen según las reglas de juego y no conspiren para darle vueltas al sistema para su propio beneficio.

• Creemos que sí, que es posible una sociedad diferente, un ordenamiento diferente, donde las reglas de juego valgan para todos independientemente de la extracción social, la raza, el género o la orientación sexual.

• El día de hoy me encuentro aquí en nombre del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, para presentarles la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras – la MACCIH como todos la conocemos – la cual nace del compromiso del gobierno en la lucha anticorrupción y del compromiso y de la valentía y el coraje de todos los hondureños y las hondureñas que buscan un país más justo y más equitativo. Esta misión nace de todas aquellas rondas de diálogo, de socialización, de intercambios que sostuvimos en los últimos seis meses con el gobierno y todos los actores políticos, económicos y sociales hondureños que confiaron en la OEA y contribuyeron de manera positiva y constructiva en la diseño de este mecanismo.

• La época de “cortar y pegar” modelos para la acción institucional en las Américas hace rato que paso. Y si no recuerden el triste final que tuvo el consenso de Washington.

• Es un modelo que responde con acciones concretas al contexto hondureño, a la situación de corrupción que vive el país. La MACCIH es el modelo HONDURAS de lucha contra la corrupción y la impunidad, es un instrumento creado a la medida de las necesidades del país. Fue con ustedes que la diseñamos, con ustedes es con quienes vamos a implementarla y alcanzara los resultados que ustedes quieren que alcance, la MACCIH es de los hondureños…

• Nos sentimos orgullosos de haber construido con ustedes un modelo de acción en la MACCIH que –al tiempo que recoge las lecciones aprendidas en América Latina y otras regiones en la lucha anti-corrupción —cubre dimensiones claves para cumplir con una agenda dirigida a transformar la justicia hondureña de forma radical.

• El Secretario General fue claro al presentar la MACCIH el mes pasado en Washington: la hora de los diagnósticos es historia. Es tiempo de actuar. De ahí que el caso Hondureño nos entrega esperanza, en la consciente necesidad de abordar y enfrentar la corrupción de manera concreta y decidida. Ahora es el momento.

• La MACCIH trabajara bajo una modalidad innovadora a la que hemos denominado “Colaboración activa” - la cual significa acompañar al Estado desde el diseño de estrategias eficaces y efectivas basadas en estándares internacionales hasta su aplicación, supervisión y evaluación para atender los más importantes problemas sociales y políticos, e implica también el compromiso de la comunidad internacional en la certificación del logro y cumplimiento real de esos objetivos.

• La Misión trabajará con cuatro unidades las cuales se complementaran entre sí. Estas divisiones son:

- La División de Prevención y Combate a la Corrupción contará con una unidad de fiscales, jueces y expertos en materia anticorrupción internacionales quienes seleccionarán y certificaran al grupo de jueces, fiscales, y policías nacionales que mano a mano trabajaran en el desmantelamiento de las redes de corrupción en el país. Igualmente será este grupo de expertos quienes determinara los casos en los que la MACCIH trabajará. También esta división contribuirá en la aplicación del Mecanismo de Seguimiento para implementación de la Convención Interamericana contra la Corrupción (MESICIC). Y también apoyará en la creación de una reglamentación anticorrupción para el sector privado.

- La División de Reforma de Justicia Penal realizará un “estado de la situación” en la que se encuentra el país en materia de justicia penal y propondrá recomendaciones viables para el mejoramiento de dicho sistema. Asimismo en esta división se trabajara mano a mano con la sociedad civil en la construcción de un observatorio del sistema de justicia penal que monitoreara y evaluara el progreso del sistema de justicia de Honduras.

- La División de Reforma Político Electoral trabajará en la elaboración de una ley y su mecanismo de implementación para controlar el flujo de los capitales ilegales a las campañas políticas, pues son la semilla de los actos de corrupción que posteriormente se realizan desde el Poder. Significa ‘vacunar’ al sistema político a través de la fiscalización de las elecciones.

- La División de Seguridad Pública se encargará de conjuntamente con el Ministerio Público y las Secretarías de Estado trabajar en la implementación de las recomendaciones identificadas en el informe de evaluación del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana, y también prestara apoyo y especial énfasis en la generación de mecanismos de protección a testigos y a los operadores de justicia.

• Asimismo quiero destacar que la MACCIH es autónoma, es decir, independiente política y financieramente, lo que ofrece las más claras garantías de poder promover la transparencia que reclaman los ciudadanos hondureños. También, actuará guiada por los principios de profesionalismo, transparencia y neutralidad.

• Les aseguro a todos ustedes, que tal como lo dijo el Secretario General Almagro, la MACCIH, no será un mecanismo formal inoperante, ni un injerto foráneo, ni un aparato paralelo al Estado. Operará con independencia, idoneidad, eficiencia pero siempre con el ojo puesto en elevar la capacidad de acción de la justicia hondureña, para que esa comience actuar de forma diferente. Pero siempre en el marco de la institucionalidad hondureña, fortaleciéndola y generando capacidades.

• Este proceso será además juzgado a diario por la sociedad civil a través de un observatorio dedicado a ello específicamente. La MACCIH será transparente en su acción. Predicaremos con el ejemplo.

• Ahora quisiera presentarles al equipo que estará trabajando en la MACCIH, y el cual será encabezado por el Vocero de la Misión y Representante del SG Almagro, el Embajador Juan Federico Jiménez Mayor.

• Juan ha sido Primer Ministro y Ministro de Justicia y Derechos Humanos del Perú. Cuenta con una vasta experiencia en investigaciones y estudios en asuntos vinculados a reforma y modernización del Estado y más propiamente a la reforma de la justicia en Perú y Latinoamérica. Su gestión como Primer Ministro se conoció como el “Gabinete del Diálogo”. Recientemente Juan fungió como Embajador del Perú ante la OEA.

• Junto a Juan, trabajará un equipo de profesionales que combinan experiencias complementarias en sus disciplinas y trabajos en diferentes partes del globo en los temas esenciales de la MACCIH:

 Jacobo Alejandro Domínguez Gudini, mexicano y experto en materia de financiamientos de partidos políticos y fiscalización de campañas electorales. Será el Coordinador de la División de Reforma Político-Electoral.

 Jan-Michael Simon, alemán y experto en derecho penal, política criminal y derecho internacional público. Será asesor en materia de derecho penal.

 Juan Pablo Corlazzoli García, sociólogo uruguayo con amplia experiencia en el trabajo con la sociedad civil. Sera el encargado del Observatorio de la Sociedad Civil.

• Junto a ellos se integraran otros colegas, tras completar el proceso de selección.

• Por mucho tiempo la corrupción ha venido avanzando con impunidad; no obstante en Honduras existe una decisión de Estado que, sin dudas, no ha sido fácil. No es cosa menor involucrar a la cooperación internacional ayude para que ayude al país a enfrentar este desafío.

• Esperamos que con el tiempo la MACCIH sea útil para corregir conductas ilícitas, incorporar una cultura ética en la sociedad y que la política sirva para la atención de los derechos fundamentales de todos.

• Finalmente, quiero en nombre del Secretario General de la OEA, Luis Almagro y de todos mis colegas que están aquí presentes agradecer al Estado y a todos y cada uno de las y los hondureños por la confianza puesta en la OEA, estoy seguro que trabajando juntos en esta lucha vamos a lograr un mejor futuro para Honduras.

• Ahora quisiera darle la palabra a mi colega Juan Jiménez, Vocero y Representante Especial del SG de la MACCIH.


MUCHAS GRACIAS