¿Qué entendemos por la corrupción, impunidad y conductas corruptas? Informe #GRECO

¿Qué entendemos por conductas corruptas?

La Oficina Antifraude de Catalunya trabaja con un concepto amplio de corrupción: Cualquier abuso de la posición pública para obtener un beneficio privado. Incluye, por tanto, acciones u omisiones que constituyen infracción penal pero también otros comportamientos que merecen sanción administrativa o disciplinaria i otras que, sin comportar una infracción abierta del ordenamiento jurídico, son rechazables por contrarias a la probidad o la ética pública. En ningún caso pueden tolerarse conductas reprobables con la excusa de quedar fuera de la órbita penal.

¿Por qué es importante prevenir y detectar los actos corruptos?

La corrupción produce unos efectos económicos, políticos y sociales altamente nocivos tanto para el sector público como por el privado.
Desde el punto de vista del bien público, la corrupción entorpece la ejecución de políticas públicas, encarece el coste de los bienes, prestaciones y servicios públicos, mina los principios de objetividad y legalidad y atenta contra los principios de transparencia y rendición de cuentas, esenciales en cualquier Estado democrático. Debilita el capital social y aumenta la desconfianza de los ciudadanos.
En cualquier organización la corrupción conlleva disfunciones, genera pérdida de recursos y añade costes indebidos, además de dañar la reputación y la credibilidad, mermar la moral del personal y enrarecer el clima laboral.
Por estos motivos, la prevención, persecución y castigo de la corrupción son tan importantes.
Cómo hay que trabajar sobre el entramado de las instituciones que definen la gobernanza de todo el país y al mismo tiempo trabajar en el seno de las organizaciones, para fortalecer su sistema de integridad y reducir los riesgos de corrupción.

¿Cómo podemos trabajar en ello?

El abordaje de la corrupción como fenómeno grave, global, complejo y sostenido en el tiempo requiere un enfoque amplio i multidisciplinar, lo cual comporta voluntad y determinación política y liderazgo firme, además de un trabajo sostenido de educación y concienciación social.
Es preciso trabajar sobre el entramado de Instituciones que definen la gobernanza de cualquier país, en la estructura que se conoce como Sistema Nacional de Integridad: Transparencia y acceso a la información pública, órganos de control, función pública, conflictos de interés, actividad de lobby, financiación de los partidos políticos, poder judicial, etc. con especial atención a las principales áreas de riesgo (contratación, subvenciones, urbanismo).
Es necesario, al mismo tiempo, trabajar en el seno de las organizaciones para fortalecer su propio Sistema de Integridad y reducir los riesgos de corrupción, con acciones preventivas y contingentes.