​¿Quiénes somos OACDH? “La corrupción mantiene esquemas de pobreza y desigualdad social” #cicig #guatemala




​¿Quiénes somos OACDH?

Alto Comisionado para los Derechos HumanosLa Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) representa el compromiso del mundo frente a los ideales universales de la dignidad humana . La comunidad internacional nos ha conferido el mandato exclusivo de promover y proteger todos los derechos humanos.

Liderazgo

El Alto Comisionado para los Derechos Humanos es el principal funcionario de derechos humanos de las Naciones Unidas.
El Alto Comisionado encabeza el ACNUDH y dirige los esfuerzos de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos. Ofrecemos liderazgo, trabajamos con objetividad, brindamos enseñanza y tomamos medidas para habilitar a las personas y prestar apoyo a los Estados en la defensa de los derechos humanos.
Formamos parte de la Secretaría de las Naciones Unidas y nuestra sede principal está establecida en Ginebra.
Las prioridades, los logros previstos y las estrategias de la Oficina se establecen en el Plan de Gestión del ACNUDH 2014-2017 (en inglés).
Las prioridades temáticas del ACNUDH son: fortalecer los mecanismos internacionales de derechos humanos; fomentar la igualdad y luchar contra la discriminación; combatir la impunidad y reforzar la rendición de cuentas y el Estado de derecho; incorporar los derechos humanos a los planes de desarrollo y a la esfera económica; ampliar el ámbito democrático; y crear dispositivos de alerta temprana y protección de los derechos humanos en situaciones de conflicto, violencia e inseguridad.  

Sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas

Apoyamos asimismo la labor de los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas, tales como el Consejo de Derechos Humanos y los principales órganos creados en virtud de tratados establecidos para supervisar que los Estados Partes cumplan con los tratados internacionales de derechos humanos; promovemos el derecho al desarrollo; coordinamos las actividades de las Naciones Unidas relacionadas con la educación en materia de derechos humanos y la información pública; y reforzamos los derechos humanos en todo el sistema de las Naciones Unidas. Nos esforzamos por garantizar el cumplimiento de las normas de derechos humanos universalmente reconocidas, incluso mediante la promoción tanto de la ratificación y aplicación universal de los principales tratados de derechos humanos, como del respeto por el estado de derecho.

Nuestra estructura

Disponemos de una oficina en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York y de otras en numerosos países y regiones (véase el organigrama del ACNUDH). Además de la Oficina Ejecutiva del Alto Comisionado y de diversas unidades que dependen del Alto Comisionado Adjunto, el ACNUDH consta de cuatro divisiones principales:
  • La División de Investigación y Derecho al Desarrollo (RRDD por sus siglas en inglés) tiene a su cargo la investigación temática y la elaboración de políticas, la integración de la perspectiva de derechos humanos en todos los ámbitos de trabajo del sistema de las Naciones Unidas, la elaboración de herramientas y carpetas didácticas y el suministro de competencias a diversos interesados en una amplia gama de temas relativos a los derechos humanos.
  • La División de Tratados de Derechos Humanos (HRTD) se encarga de apoyar la labor de los 10 órganos creados en virtud de tratados de derechos humanos que cuentan con un mandato para supervisar la aplicación en el ámbito nacional de los tratados internacionales en la materia.  
  • La División de Operaciones sobre el Terreno y Cooperación Técnica (FOTCD) apoya la labor del personal encargado de los derechos humanos sobre el terreno y coordina la colaboración del ACNUDH con los países en materia de derechos humanos.
  • La División del Consejo de Derechos Humanos y los Procedimientos Especiales (HRCSPD) ofrece apoyo sustantivo y de organización al Consejo de Derechos Humanos, a su mecanismo de Examen Periódico Universal (UPR), a los procedimientos especiales y a otros órganos subsidiarios.
Otras secciones específicas de la Dirección Ejecutiva y la Gestión tienen a su cargo las funciones de administración, programación, coordinación y difusión, que abarcan las relaciones con la sociedad civil.
La Oficina de Nueva York (NYO) del ACNUDH representa al Alto Comisionado en Nueva York y se encarga de la integración de las normas de derechos humanos en la labor de los órganos y las entidades de las Naciones Unidas con sede en esa ciudad, los procesos de formulación de políticas y las iniciativas de información pública. Para ejecutar este mandato de amplio espectro, el ACNUDH emplea a 1085 miembros del personal (dato del 31 de diciembre de 2013), basados en Ginebra, Nueva York y en 13 oficinas nacionales y 13 oficinas o centros regionales del mundo entero, así como a 689 oficiales internacionales de derechos humanos que prestan servicios en misiones de paz o en cargos políticos de las Naciones Unidas. Nuestra financiación proviene del presupuesto ordinario de las Naciones Unidas y de contribuciones voluntarias de Estados Miembros, organizaciones intergubernamentales, fundaciones y particulares.
“La corrupción mantiene esquemas de pobreza y desigualdad social”
Guatemala, septiembre 26 de 2017. El Comisionado Iván Velásquez Gómez comentó el libro: La corrupción, sus caminos e impacto en la sociedad y una agenda para enfrentarla en el Triángulo Norte Centroamericano, del cual señaló la relación entre democracia y la corrupción en una sociedad.
Indicó que la democracia es un objetivo, una meta que se construye cada día. “La democracia es una forma de vida que debe permear desde las relaciones sociales hasta las familiares, personales y laborales. Ese es el punto que distingue una sociedad realmente democrática de las que simplemente votan cada cierto número de años pero cobijan en su seno relaciones autoritarias”.
Agregó que para que se consolide el sistema democrático en una sociedad es  esencial la transparencia, la participación y la auditoría social, la fortaleza del sistema de justicia y el control estricto del uso de los recursos públicos.
En relación al tema de la corrupción expresó que “los casos de corrupción son síntomas, expresiones o resultados del sistema. Son indicadores de que algo no está funcionando y de que el desafío continúa, reflejando modos de operar tramposos y oscuros que pugnan contra el proceso democrático”.
Comentó que este flagelo preocupa a las naciones y es tema de discusión a nivel global ya que está afectando el desarrollo humano de los países. “La corrupción es una forma del ejercicio del poder, que asigna premios y castigos desde intereses oscuros y perversos, configurando la forma de hacer política en los países que afecta”.
“Entre otras consecuencias nefastas, el círculo vicioso que reproduce la corrupción bajo el manto negro de la impunidad, mantiene esquemas de desigualdad, de exclusión, de pobreza y de negación del acceso a los servicios básicos públicos, esenciales para tener oportunidades de una vida digna”, aseveró.
El Comisionado afirmó que cuando se habla de corrupción necesariamente se debe de hablar de justicia que no se reduce sólo a la persecución penal sino que incluye acciones sociales y culturales.
Además destacó la fiscalización ciudadana para combatir dicho flagelo. “La atención ciudadana sobre el tema ha rendido sus frutos, demostrando que no hay intocables, que las consecuencias de los actos que atentan contra el orden social y el bienestar general sí existen, que los bienes y activos mal habidos deben ser integrados o devueltos al erario público para ser utilizados en beneficio común”.
Reiteró su compromiso de continuar colaborando con el estado y los guatemaltecos para erradicar este flagelo. “En la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, trabajamos cada día con la clara voluntad de cumplir nuestro mandato con objetividad, poniendo al servicio del país todas nuestras capacidades técnicas, todo nuestro entusiasmo, toda nuestra decisión de luchar contra la corrupción y la impunidad sin claudicación alguna”, puntualizó.
El estudio fue elaborado por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), con el apoyo de organizaciones internacionales, el cual analiza e identifica los caminos o ámbitos en los que la corrupción se manifiesta en el Triángulo Norte Centroamericano.
fuente cicig